Y no volverá...

Dedicado a todas aquellas personas que han perdido a ese "alguien" tan especial que llenaba de sentido su vida por culpa de esa gente que no sabe ni sabrán nunca lo que es el amor verdadero.
Todo mi apoyo desde lo más profundo de mi corazón... Ojalá algún día cambien las cosas....

Cuando los ángeles lloran
es por cada árbol que muere,
cada estrella que se apaga...

Un ángel cayó,
un ángel murió,
un ángel se fue,
y no volverá....
                                                             Maná


Va a empezar ahora... Tres, dos, uno... y se abre la puerta, y tras ella un rostro cubierto por un pañuelo y una mirada fría que se clava como el hielo. En mi interior se enciende una llama. Algunos lo denominan angustia, otros lo llaman venganza...

Dos horas escuchando como miente, como desnuda mi orgullo, como va destrozando las pocas ganas de vivir que me quedaron tras aquel 25 de mayo cuando a las once de la noche en un barrio de mi ciudad natal robaron la vida que me pertenecía, ¡que era mía! 

¡Yo le cuide cuando tenía esos pies tan pequeñitos! ¡Yo le enseñé a andar cuando sus piernas querían conocer mundo!¡Yo le vi enamorarse, quererme, odiarme! Era mi vida, era mi hijo y ya no está. No está porque a una mente envenenada de odio le dio aquella noche por demostrar su ideal matando a sangre fría...

Tengo ganas de levantarme del asiento y pegarle, matarlo fríamente poniendo un espejo frente a su cara.... ¡No!, mejor, le encerraría con un reloj que cronometre su vida, lo que le quede por vivir y, cuando ese tiempo acabe, saciar mi venganza.
¡La vida era tan maravillosa a su lado! Y yo ahora solo siento la impotencia de la injusticia, porque era menor cuando lo hizo, y ya está. Una vida desaparece pero no le importa a nadie, solo acompaña el morbo televisivo de soltar improperios delante de la caja sin hacer nada por ayudarme...
"Todos estamos contigo..." pero me siento tan sola...
¡Y tengo que escuchar que era menor con diecisiete años! Con una edad que de sobra sirve para saber lo que haces. Que yo sepa a los diecisiete años todo el mundo sabe lo que hace, nadie se ve sometido a la sumisión de nadie; a esa edad, muchos chicos incluso pueden trabajar. Pero no sirve de nada, dieciséis años para entrar en una discoteca, dieciocho para ir a la cárcel.

Han pasado diez meses, cinco en los que me he culpado hasta la eternidad por haberle dejado salir aquella noche y otros cinco en los que decidí acabar con mi vida sin éxito alguno: exceso de pastillas y la cobardía de no agarrar una ventana y acabar con todo. 
Y ahora solo me queda el odio y el tremendo horror de no poder volver a tocarle, de no poder ver su carita sonriendo mientras me dice que soy la mejor madre...
Nadie es quién para robarle el último hálito de vida a otra persona...
De repente le oigo, escuchó cada una de sus palabras y sus frases van introduciéndose en mi mente como puñales...

-Quizás a las once o tal vez a las doce, a lo mejor en el metro o quizás en mi casa,  pero lo volvería a hacer porque debemos acabar con todos ellos.
No recuerdo qué hice después, pero me siento orgulloso de lo que hice, porque él... no merecía vivir.

¿Y se acabó? Me derrumbo, me hundo ante el abismo, ante miles de personas que esperan una reacción, ante los ojos de un juez que no dice nada y sólo somete a las leyes, ante las caras de muchas televisiones y la crítica de la opinión pública. Pero me da igual, sin él el sol no hace falta que salga, las nubes llueven siempre sobre mis ojos, la casa se me hace pequeña, muy poco espacio para tantos recuerdos, su habitación... mi castigo diario... las fotos, los vídeos... mi condena horaria...

Aun no me lo creo, ¡era mi perfección y me la han quitado! 
Me resguardo en el pasado y no quiero mirar al futuro. Rasgaría mi piel por volverle a ver, pararía mis latidos por un abrazo suyo, moriría por traerle de nuevo a la vida... Porque aquel 25 de mayo deje de vivir para sobrevivir....

25 comentarios:

Maga de Lioncourt dijo...

Debe ser un dolor muy grande perder a un hijo, sí. Y la impotencia de todos estos criminales que por ser menores de edad sienten que pueden hacer lo que deseen porque nadie va a juzgarlos... eso es lo peor.

Muy bueno tu texto y buena narración.

Besos!!

PukitChan dijo...

Qué triste relato. No me imagino qué tan grande debe ser el dolor de una madre al perder un hijo, su impotencia, los peros, las injusticias, la crueldad y el dolor. Me hiciste pensar mucho en estos momentos, imaginando justamente en mi madre, que cada que llegó un poco tarde de la Universidad, me llama para saber si voy atrasada o si estoy bien.

Curiosamente también me acordé de una canción de Ricardo Arjona, sólo una linea que dice: "Con 18 eres un niño para un trago en algún bar... pero ya eres todo un hombre pa´la guerra y pa´ matar"

Me entiendes. Un gran relato.

osnolasaga dijo...

Precioso y desgarrador. Yo estudio Derecho y he tenido que hacer prácticas en juzgados y me he encontrado cosas de este estilo. Puedes verles la cara de sufrimiento a las víctimas y la impotencia que disfrazan los magistrados con una frialdad que aterroriza, porque todos sabemos que no pueden hacer nada y que tendremos que enfrentarnos a casos como estos toda la vida cuando terminemos de estudiar. Así que me he hecho muchas ideas a ese respecto y has sabido plasmar cómo pienso que ellos se sienten a la perfección.
¡Enhorabuena!

laura dijo...

duro y bello relato, por más que parezca contradictorio, esa fue mi sensación al leerte. Por otro lado, no sé lo que se hace en un caso así, no me da la cabeza para pensarlo

te dejo un abrazo

Grennis dijo...

Muy triste y es la realidad que se vive en muchas partes con eso de que son menores.. rabia, frustración y muchisimo dolor.. totalmente palpable en el relato.. el amor de una madre que simplemente se culpa por la idea de poder seguir respirando mientras su hjo ya no esta..

Me ha gustado mucho, un abrazo :)

Patricia O. (Patokata) dijo...

Que crudo y que triste, seguramente yo haría lo mismo.
Un gusto leerte!!

Saludos!!

Déborah F. Muñoz dijo...

la ley en ese sentido es un asco. Un asesinato es un asesinato, hasta un niño sabe que no se puede hacer pero por alguna razón se ha decidido que los menores de 18 no pueden ir a la cárcel. Si eres lo bastante adulto para matar, también lo eres para soportar la pena.
Me ha gustado.

Dolly Gerasol dijo...

Muy triste el relato y muy real, desgraciadamente... Saludos :)

hada fitipaldi dijo...

Que precioso, y muy triste, pero narra un dolor muy real, y muy bien escrito, por cierto. Creo que a los diecisiete sabes muy bien lo que haces. Me ha encantado tu relato. Besoss

Yess dijo...

Que bien describes el sufrimiento.

Emma Bufei dijo...

Genial!!! Sólo espero que ese dolor sea "inspiración" y no una realidad que hayas vivido en persona.... Yo he visto personas muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy cercanas a mi sufrirlo y es más que terrible, las palabras nunca serán suficientes para definirlos, aunque las tuyas, lo ilustraron bastante bien.

Lionel Hsu dijo...

Muy visceral, me gustó.

Saskia dijo...

Es extraño decir que te gusta un relato cuando es tan triste. Pero es así.
No es por entrar en debate, pero me parece una insensatez plantear siquiera que condenen a los menores de 18 como si fueran mayores. No creo que sea la solución (si bien tampoco debería dejarse el asunto como está ahora).
Saludos!

Greys dijo...

Verdaderamente muy triste. Expresa muy bien el sentimientos de una madre que pierde a su hijo. Esa impotencia que se siente.

Ciertamente es un buen relato.

Salidos!

JJ Campagnuolo dijo...

Te quedo muy bueno el relato, tengo hijos, así que me hiciste llorar como una magdalena ya que pude sentir el dolor de la pérdida... felicidades

Debi dijo...

Sobrecogedor, simplemente...
Te ha quedado genial. Me hiciste temblar.

Muy bueno.
Besos.

Athena Rodríguez dijo...

Me costo un poco tomar el hilo de tu relato, pero creo que planteas una situación muy interesante y en la que profundizas en base a la visión de la madre. Gracias por compartirlo.

¡Saludos!

000latani000 dijo...

Hay momentos en los que ni se tienen fuerzas ni para la venganza... Mi madre siempre me dice que cree que no debe haber nada peor en la vida que sobrevivir a un hijo, y si encima te ves tan impotente... puff! muy mal! Un saludo!

Selin dijo...

El miedo a la diferencia transmutado en un odio sin sentido y con unas consecuencias sin solución para los que quedan. Saludos.

Lu... dijo...

Vaya! Es fascinante. Debo decir que es un relato muy crudo pero muy bueno. Me gusto mucho.
Un beso
Lu

corazon literario dijo...

Hola Atenea, me a gustado mucho tu relato, felicidades.
Te escribo de la web www.corazonliterario.com, estamos trabajando en un proyecto web sobre literatura. Queremos dar a conocer autores como tu que escriben en blogs para darles mayor repercusion en internet. Tambien trabajamos en publicar libros de autores noveles, publicando su biografias, bibliografias, fotos, entrevistas, etc.
Me gustaria que colaboraras con nosotros publicando tus relatos en nuestra web, no queremos cobrar nada a nadie, solo queremos hacer de nuestra web un lugar dondes los escritores puedan promocionar su obra y los lectores puedan encontrar opiniones sobre libros, relatos etc.

Saludos y felicidades por tu blog.

Muñekita Cat dijo...

Ola!! tu blog está genial, me encantaria enlazarlo en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besosss

Catherine

Rossiel Black dijo...

Has tocado una gran realidad, qué más puedo decir para este fantástico escrito? Te felicito, me emocioné.

Saludos

P.D: Dsculpa pasar tan tarde a leer los relatos, pero la pega me deja muerrrrta jajaja.

Karuna dijo...

Querida Atenea:

Me gusta el estilo de tu narrativa, es extraño que hasta ahora te esté dejando un comentario de este sencillo y crudo texto, cuyo tema central es la pérdida de un hijo.

Por cierto, ¿qué canción de Maná pertenece este hermoso fragmento?

Una cosa más debo decir, los sentimientos que emanan la narradora son un gran ejemplo de cuántos padres han perdido a sus descendientes, eso me recuerda a la tragedia de los 49 niños que murieron quemados en una guardería de la ciudad en donde vivo.

Saludos Karuna ^^

Anónimo dijo...

Yo pase por lo mismo a mi me arrebataron a mi niño de tan solo 3 años y entiendo

Publicar un comentario

No te olvides de enseñarme como se sueña de verdad...